Después de los nervios viene la calma y el tiempo para dejar para el recuerdo esas fotos que nunca nos cansaremos de mirar